Twist and shot

25 junio 2018

Sin mirar atrás

Hace un par de noches soñé contigo. Era un sueño bonito y muy triste a la vez. Nos encontrábamos bajo la lluvia, como el día que nos conocimos. Y fue como si se cerrara un círculo. Porque ahora, en el sueño, te despedías de mí. Me regalaste algo hecho por ti. Una gran bola transparente llena de diminutos papeles de colores, cada uno por cada mes que hacía que nos conocíamos. Yo lloraba y sentía que te quería. Y también sentía que tú, de alguna forma, me querías a mí. Te marchaste y me quedé allí, sin poder moverme, con aquel globo transparente entre las manos y mis lágrimas confundiéndose con las gotas de lluvia que empapaban mi cara.

Entonces me desperté. Un frío húmedo recorría cada uno de mis huesos y de mis músculos, pareciera que la lluvia hubiera sido real; pero lo más extraño es que me inundaba de dentro hacia fuera y no al revés. La sensación de realidad, de hiperrealidad, del sueño, me acompañó durante toda la mañana.

El día comenzó de un modo aparentemente normal, pero solo aparentemente. Mientras mi jefe me pedía a gritos desde su despacho el informe que necesitaba yo luchaba contra el atasco interior que sufría la impresora; pero el mío, el que sufría yo, era mucho más grave. Por eso pude superar el maltrato verbal del hombre de la corbata, que seguía dando voces como si jamás hubiera conocido la ternura. No hay mal que por bien no venga.

A mediodía, con la impresora arreglada y el maldito informe entregado, ya no pude más y marqué tu número. No lo cogiste y colgué. No pude comer nada, tenía el estómago completamente cerrado, habría sido inútil intentarlo siquiera.

Volví a llamar a las 4 de la tarde, y a las 5 y a las 6. A las 10 de la noche te dejé un mensaje. Estaba desesperada, lo sé. Lo sabía también cuando mi voz se grababa en tu móvil y no podía pararla, porque estaba disparada. Te decía, y yo era la primera sorprendida, que no me dejabas tú, que te dejaba yo. Que dar la cara y tratar bien a la gente era importante, fueran las circunstancias las que fueran, eso daba igual. Y que yo no quería tener nada que ver con cobardes. Solo me interesaba la gente seria y la gente buena.

A estas alturas del mensaje mi voz iba por libre, era completamente independiente de mí. Yo no quería decir aquello, o tal vez sí, no lo sé. Pero mi voz lo tenía claro y yo no podía controlarla. Intenté toser para detenerla, también respirar hondo, tomar aire, pero nada funcionaba, ella quería hablar y hablar, soltarlo todo sin filtro, no tenía límites.

Te dijo que la noche anterior había soñado contigo, pero que en el sueño al menos fuiste detallista, cariñoso, honesto. Todas esas cosas que no eras en la vigilia, en la vida real. Todas esas cosas que yo quería creer que eras, a sabiendas de que me engañaba a mí misma.

Pero cuidado, no me voy a culpar por eso, el culpable eres tú. Dicen que en las relaciones no hay malos. Bueno, depende, en muchos casos sí los hay, y en este lo eres tú. Te acostumbraste a recibir respeto y no creíste necesario ofrecer lo mismo. En realidad no creíste necesario ofrecer nada más allá de lo que te apeteciera en cada momento, y seguramente te felicitabas a ti mismo cuando te mostrabas mínimamente agradable conmigo. Qué doloroso y qué triste.

La voz, mi voz, seguía hablando sin freno. ¿Qué pensarías cuando la escucharas?, esa pregunta pasaba por mi mente no sin cierto temor, mientras la voz te contaba ahora que esa era nuestra última conversación, mejor dicho, nuestro último monólogo, pues no volveríamos a encontrarnos. Se trataba de una despedida. Yo sí daba la cara, yo sí te decía adiós y hasta nunca abiertamente. Porque hay cosas que no se pueden mantener cuando lo que se pone en peligro es la dignidad de una. Y la mía estaba en pie, pero empezaba a tambalearse, se veía venir el desplome. Y ese era el límite, la pérdida de la dignidad.

Escuché a mi voz decirte a través del móvil “hasta nunca” y mi cerebro ordenó a mi dedo índice pulsar el botón de colgar. Ahí terminó todo.

Eso fue ayer por la noche y para mi sorpresa dormí estupendamente. No tuve ningún sueño, o si lo tuve no lo recuerdo. No hubo lágrimas, ni lluvia, ni sensación de frío en los huesos al despertar.

Esta mañana me he levantado descansada y tranquila, con la mente extrañamente despejada. He desayunado un café largo y dos donuts, porque era lo que me pedía el cuerpo. Y he llegado a la oficina en un estado casi casi zen.

Faltaban dos minutos para la hora de entrada y yo ya estaba allí, pero antes de tener tiempo siquiera para colgar mi chaqueta del perchero he escuchado el bufido de mi jefe al otro lado del cristal que separa su despacho del resto del universo. He entrado a darle los buenos días y me ha pedido a gritos unos documentos de los que yo ni había oído hablar, pero que según él tenía que haber entregado la tarde anterior.

Con toda la tranquilidad del mundo he sacado el móvil del bolso. He buscado el mensaje que te envié ayer, ese en el que mi voz hablaba sola y decía lo que yo no me habría atrevido a decir jamás. He buscado el número de mi jefe y se lo he reenviado. Cuando he oído la señal de su móvil que indicaba que había recibido mi mensaje he salido del despacho. Me he vuelto a poner la chaqueta y me he ido de la oficina sin mirar atrás.

Foto: Andre Benz


8 ComentariosEnviado por: Sandra Sánchez

4 junio 2018

Amar Florencia

“Las cosas más perfectas, las más bellas, son también las más susceptibles de inspirar tanto amor como desprecio”. Mientras Alejandra miraba sin mirar el escaparate de la agencia de viajes recordó, sin saber por qué, esa frase. La había escrito Dante Alighieri, florentino ilustre donde los haya y a ella le había impactado siempre. Creía no llegar a entender del todo su significado, pensaba que la reflexión de Dante le quedaba un poco grande, pero ahora sí, ahora la comprendía a la perfección.

Frente a ella, en el cristal de la agencia, veía todo tipo de carteles con fotos típicas de ciudades típicas. Roma, París, Tenerife, La Habana. Se acercaba el verano y los más rezagados tenían ante sí una variada oferta para hacerse con su dosis anual de turismo. Ofertas de última hora, dos por uno, niños gratis… Un sinfín de facilidades para pagar el tiempo libre en cómodos plazos.

Alejandra no sabía por qué estaba mirando aquel escaparate, pero allí estaba. De pronto vio una foto de Florencia. Una imagen de su Ponte Vecchio que hizo que sus manos empezaran a temblar. Porque aquella foto mal impresa, con los colores desvaídos, conectó de forma inmediata algo muy dentro de ella.

En Florencia, frente al Ponte Vecchio, viendo atardecer, con los pies colgando sobre el Arno ella fue feliz. Tanto como nunca imaginó que se pudiera llegar a ser. Tanto que fue consciente de serlo, pues no le cabía la emoción en su pecho y tuvo que hacer algo con ella. Gritar. Gritar de felicidad frente al río, mientras su acompañante, el causante de tanta felicidad, se reía a carcajadas y la animaba a gritar aún más fuerte. Solo rememorar aquella tarde le produce auténtico vértigo.

Se apoya con las yemas de dos dedos en el cristal, cuidadosa de no dejar huella ni mancha sobre él, y cierra los ojos, para no pensar más en Florencia. Porque si no la ve es como si no existiera. Al menos así lo creía cuando de pequeña cerraba muy fuerte los ojos de noche para ahuyentar a los monstruos que con seguridad se escondían bajo su cama, al acecho.

Poco a poco se sintió más relajada, sus pulsaciones, minutos antes disparadas, recuperaron unos parámetros normales y pudo hasta abrir los ojos y contemplar de nuevo el atardecer florentino antes de echar a andar rumbo a su casa.

Al día siguiente pasó de nuevo por la puerta de la agencia. Lo hacía en realidad de lunes a viernes, ya que estaba a mitad de camino entre el trabajo y su casa. El viernes ya fue capaz de mirar detenidamente la oferta de Florencia sin sentir que se quedaba sin aliento.

“Vuelo + hotel a Florencia. 3 días, 2 noches. Desde 480 euros. Reserva ahora y enamórate en la ciudad de Dante”.

El lunes siguiente Alejandra entró en la agencia. El hombre que estaba tras el escaparate la esperaba, pues la había estado observando desde hacía días. Le buscó un vuelo y un alojamiento para el primer fin de semana del verano. “¿Quieres la oferta 2 por 1?”, preguntó. “¿No hay oferta 1 por 1?”, contestó ella. Y él no supo qué decir.

El último día de primavera llovía con fuerza en Madrid, como había estado haciendo durante toda la estación. Alejandra escuchaba las gotas de lluvia estrellarse contra su ventana mientras preparaba su maleta y ordenaba en ella sus prendas minuciosamente, como siempre hacía.

En Florencia no le esperaba nadie. Quien viajó hasta allí con ella por primera vez le hizo comprender, hace ya tiempo, la enigmática y dolorosa frase de Dante. Pero todo eso estaba olvidado. Ahora volvía a la Toscana sola, estaba por fin preparada para hacerlo. Y el primer día del verano, en el asiento B 12 del avión de Alitalia que despegaba de Barajas, le invadió una ilusión. Era difusa, pero muy poderosa.

En unas horas estaría en Florencia y allí todo era posible, hasta ser feliz de nuevo. Dante dejó escritos muchos pensamientos y frases maravillosas. Alejandra recordó, no sabía por qué, una de ellas, “el amor insiste”.

Foto y ©: Tord Sollie


Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

5 ComentariosEnviado por: Sandra Sánchez

21 mayo 2018

El extraño caso del asteroide BZ509

Hace unas horas, a media mañana, mientras comía una triste ensalada frente al ordenador del trabajo, cayó sobre mi pantalla un artículo fascinante. Trataba de un asteroide, como el de El Principito. Este se llamaba BZ509 y se había descubierto hace muy poco, en 2015. El asteroide BZ509 es sin embargo, un asteroide maduro, hecho y derecho, con solera. Se calcula que lleva orbitando por ahí desde hace 4.500 millones de años, como mínimo. No lo digo yo, lo dicen los científicos. El asunto es que estamos ante un misterio inquietante. Y es que este asteroide viaja en sentido contrario a los demás. A todos los demás. Va formando una elipse alrededor de Júpiter en sentido contrario a los 6.000 asteroides con los que comparte su órbita. Y sin embargo no ha chocado con ninguno y parece muy poco probable que lo haga en el futuro. Es un kamikaze sin suerte, un asteroide que va por libre, un bala perdida de espacio.

Cómo no identificarse con él. Este ha sido mi primer pensamiento al leer su historia. Mucha gente en Twitter estaba compartiendo la noticia esta tarde, casi todos los tuiteros haciendo chistes sobre él, algo que me ha sorprendido, la verdad. Yo me he puesto en su piel. Bueno en su materia, sea esta la que sea, rocosa o metálica. Y se me han ocurrido un montón de ideas, todas ellas por supuesto imposibles.

A saber, el asteroide podría querer ver qué pasaba si elegía ser distinto. Un sistema solar donde todos los asteroides y hasta los planetas orbitan en el mismo sentido, el contrario de las agujas del reloj, tiene que ser muy aburrido, debe de acabar con la paciencia de cualquiera que desee sentirse un poco libre. El BZ509 quería probar algo nuevo, dar un giro a su vida, nunca mejor dicho. Y eso le ha llevado a ser un incomprendido, un bicho raro, alguien digno de análisis incluso por los científicos de la Tierra, que necesitan encontrarle explicación a todo.

Otra posibilidad imposible, que el asteroide buscara a alguien. ¿Y cómo lo iba a encontrar si daba vueltas siempre en el mismo sentido y al mismo ritmo que los demás? Su amigo podría ir justo detrás de él y serían como una pescadilla que se muerde la cola. Una búsqueda infinita.

Una tercera idea, el BZ509 no quiere vivir más y ha decidido suicidarse. Orbita a toda velocidad en un intento desesperado por colisionar con alguien y estallar en millones de pedazos. 4.500 años dan para mucho y él ya ha visto suficiente, no tiene esperanza en el espacio. Pero ni por esas tiene suerte…

La solución al misterio ha sido hallada. La han encontrado un equipo de astrónomos del planeta Tierra. Resulta que el BZ509 es un extranjero a nivel espacial. Viene de muy lejos y no se adapta a las costumbres de nuestro sistema solar. Su universo es otro. Pertenece a un sistema distinto y fue capturado por la potente fuerza de la gravedad de Júpiter, que lo arrastró hasta su órbita. Su única manera de mantener su personalidad, su esencia, de diferenciarse del resto, es moverse en sentido contrario. Tenemos tanto que aprender los humanos del asteroide BZ509, pensaba yo este mediodía, mientras terminaba mi ensalada.

Foto: Javier Allegue.


Etiquetas: , , , , , ,

4 ComentariosEnviado por: Sandra Sánchez

Post Anterior Siguiente Post