Twist and shot » Casa con vistas al cielo

19 noviembre 2020

Casa con vistas al cielo

Dúplex, amplio, zona norte, exterior con ascensor… María cerró la página web del portal de venta de pisos y también el portátil donde la estaba viendo. Se levantó de la silla del despacho de su casa y se dirigió a la ventana simplemente a elevar la vista hacia las nubes que iban cubriendo su barrio.

Las alturas no le gustaban demasiado, prefería vivir a pie de calle. Eso decía mucho de su personalidad, no le iba el vértigo en ninguna de sus facetas. El cielo solo era bonito para contemplarlo, no para vivir en él.

Los dos últimos meses que pasó ingresada le sirvieron para ser consciente de que la vida a veces está fuera de la ventana y a veces dentro de ella. Los hospitales son micromundos extraños, una especie de ciudades dentro de la ciudad, llenas de vida y de muerte a la vez. Las enfermeras, los médicos, los celadores, son hormigas obreras trabajando con eficiencia y sin descanso para que los pacientes mejoren y puedan salir pronto de allí. Estos últimos hacen lo que pueden, la mayoría pone todo de su parte, porque el objetivo es el mismo, abandonar cuanto antes ese espacio impersonal e irreal, donde el tiempo fluye distinto, mucho más lento y el aire parece más denso y pesado.

Antes, hace apenas unos meses, pero parecieran siglos, los familiares y amigos podían visitar a los enfermos. Les hacían las tardes más llevaderas y los cargaban de buena energía para levantar el ánimo. También les llevaban revistas y libros para entretener la mente y alimentar el alma; y en algunos casos, dejaban en la habitación unas flores coloridas que mejoraban el aroma del cuarto de forma inmediata. Todo esto ahora no sucede, con lo que estar ingresado resulta aún más duro.

En estas cosas pensaba María cuando miraba por la ventana de su despacho. En lo sola que se había sentido los dos últimos meses. Al volver a casa, al menos al principio, tampoco pudo acompañarla nadie. Estos días de soledad le habían servido para muchas cosas: para hacer el cambio de armario, poner al día su correo, cocinar lento, limpiar a fondo el piso. Y comprender que necesitaba nuevos aires que respirar. Su viejo barrio ya no le parecía suyo, quería empezar de nuevo. Ver nuevos paisajes desde la ventana, a ser posible verdes, y salir a pasear por caminos diferentes, por descubrir. Sentía la necesidad de contemplar el mundo desde otros ojos; o mejor dicho, desde los suyos, que ahora eran distintos. Y solo mediante un cambio radical podría conseguirlo y sentirse feliz. En un mundo que da pocas oportunidades, a ella le habían regalado una más y quería aprovecharla.

Se sentó de nuevo frente a su ordenador y abrió la web de venta de casas. Oportunidad, piso exclusivo en urbanización con piscina, zona oeste…

Foto: Kinga Cichewicz


Etiquetas: , , , , , , , ,

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


− 3 = uno

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS