Twist and shot » La superluna rosa

6 abril 2020

La superluna rosa

Vivimos días, en el mejor de los casos, de introspección. De pararnos con más detenimiento a reflexionar sobre cosas que unas semanas atrás quizá ni siquiera percibíamos. Una de estas cosas es la naturaleza, el propio ritmo interno de la misma, fiel un año tras otro, ciclo tras ciclo, a su desarrollo vital.

Mientras estamos, de nuevo en el mejor de los casos, pasando las 24 horas del día en nuestras casas, ahí fuera, además de lo que nos cuentan las noticias, pasan otras cosas. La primavera llegó, debió de sorprenderse al no ver a nadie ahí fuera, pero sigue su curso. Las flores van abriéndose, los árboles poblándose y las cigüeñas que emigraron, cada vez menos, es cierto, regresan a sus viejos nidos.

Si abrimos nuestras ventanas, aun viviendo en el centro de las grandes ciudades, oiremos, probablemente por primera vez, el canto de los pájaros. Están ahí, siempre han estado, incluso en mayor número, pero no los escuchábamos, absortos en el ruido cotidiano de máquinas diversas, del tráfico, principalmente, que tapaba todo lo demás.

En mi casa estos días oigo a diario cantos de sirenas, de la policía o de alguna ambulancia que vuela rumbo a un hospital cercano; pero también escucho el trinar de unos gorriones que viven en los árboles del barrio. He leído que un ave tan común para nosotros como son los gorriones, están desapareciendo en las últimas décadas de forma alarmante. Parece que la ausencia de zonas verdes y el aumento de la contaminación son los culpables.

El otro día, la semana pasada, vi una foto del horizonte de Madrid tomada justo antes de la pandemia que sufrimos, y otra de unas semanas después, cuando ya todos llevábamos bastantes días confinados. La boina de humo sucio, que todos los madrileños conocemos tan bien y que aparecía en la primera fotografía, había desaparecido en la segunda, donde sobre los edificios solo se veía el azul espléndido del cielo de la capital. Quizá también por eso podemos escuchar a los gorriones, porque ahora no solo están, sino que además cantan. Son solo reflexiones que me hago.

Tengo una más. También leyendo estos días noticias random me he enterado de que la noche del 7 al 8 de abril, es decir, entre mañana y pasado, podremos ver una superluna rosa, un fenómeno extraordinario que suele producirse cada año por estas fechas y que antiguamente se relacionaba con la anunciación de la Pascua.

La superluna se produce cuando nuestro preciado satélite se acerca a la Tierra más que nunca. Y la veremos más grande y brillante esa noche que en todo el año. Ese brillo tan intenso hizo que los nativos americanos le pusieran el adjetivo de rosa, haciendo alusión a unas plantas llamadas Phlox, con flores pequeñitas, parecidas al musgo, pero de color rosa y que crecen en esta época del año.

Atentos a las señales de la naturaleza y a ese regalo que nos hará mañana la luna, especialmente a eso de las 22.30, cuando mejor se verá desde España. En tiempos de distancia social, ella se acerca a nosotros para darnos luz.

Foto: Tony Detroit


Etiquetas: , , , , , , , , ,

1 comentario

  • 1. BRILLIBRILLI  |  8 abril 2020 - 14:08

    Gracias por tu texto, ha sido un pequeño soplo de aire fresco a este día que, aunque luminoso, es gris.
    Un abrazo de brillibrilli :*

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


4 + uno =

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS