Twist and shot » Amar Florencia

4 junio 2018

Amar Florencia

“Las cosas más perfectas, las más bellas, son también las más susceptibles de inspirar tanto amor como desprecio”. Mientras Alejandra miraba sin mirar el escaparate de la agencia de viajes recordó, sin saber por qué, esa frase. La había escrito Dante Alighieri, florentino ilustre donde los haya y a ella le había impactado siempre. Creía no llegar a entender del todo su significado, pensaba que la reflexión de Dante le quedaba un poco grande, pero ahora sí, ahora la comprendía a la perfección.

Frente a ella, en el cristal de la agencia, veía todo tipo de carteles con fotos típicas de ciudades típicas. Roma, París, Tenerife, La Habana. Se acercaba el verano y los más rezagados tenían ante sí una variada oferta para hacerse con su dosis anual de turismo. Ofertas de última hora, dos por uno, niños gratis… Un sinfín de facilidades para pagar el tiempo libre en cómodos plazos.

Alejandra no sabía por qué estaba mirando aquel escaparate, pero allí estaba. De pronto vio una foto de Florencia. Una imagen de su Ponte Vecchio que hizo que sus manos empezaran a temblar. Porque aquella foto mal impresa, con los colores desvaídos, conectó de forma inmediata algo muy dentro de ella.

En Florencia, frente al Ponte Vecchio, viendo atardecer, con los pies colgando sobre el Arno ella fue feliz. Tanto como nunca imaginó que se pudiera llegar a ser. Tanto que fue consciente de serlo, pues no le cabía la emoción en su pecho y tuvo que hacer algo con ella. Gritar. Gritar de felicidad frente al río, mientras su acompañante, el causante de tanta felicidad, se reía a carcajadas y la animaba a gritar aún más fuerte. Solo rememorar aquella tarde le produce auténtico vértigo.

Se apoya con las yemas de dos dedos en el cristal, cuidadosa de no dejar huella ni mancha sobre él, y cierra los ojos, para no pensar más en Florencia. Porque si no la ve es como si no existiera. Al menos así lo creía cuando de pequeña cerraba muy fuerte los ojos de noche para ahuyentar a los monstruos que con seguridad se escondían bajo su cama, al acecho.

Poco a poco se sintió más relajada, sus pulsaciones, minutos antes disparadas, recuperaron unos parámetros normales y pudo hasta abrir los ojos y contemplar de nuevo el atardecer florentino antes de echar a andar rumbo a su casa.

Al día siguiente pasó de nuevo por la puerta de la agencia. Lo hacía en realidad de lunes a viernes, ya que estaba a mitad de camino entre el trabajo y su casa. El viernes ya fue capaz de mirar detenidamente la oferta de Florencia sin sentir que se quedaba sin aliento.

“Vuelo + hotel a Florencia. 3 días, 2 noches. Desde 480 euros. Reserva ahora y enamórate en la ciudad de Dante”.

El lunes siguiente Alejandra entró en la agencia. El hombre que estaba tras el escaparate la esperaba, pues la había estado observando desde hacía días. Le buscó un vuelo y un alojamiento para el primer fin de semana del verano. “¿Quieres la oferta 2 por 1?”, preguntó. “¿No hay oferta 1 por 1?”, contestó ella. Y él no supo qué decir.

El último día de primavera llovía con fuerza en Madrid, como había estado haciendo durante toda la estación. Alejandra escuchaba las gotas de lluvia estrellarse contra su ventana mientras preparaba su maleta y ordenaba en ella sus prendas minuciosamente, como siempre hacía.

En Florencia no le esperaba nadie. Quien viajó hasta allí con ella por primera vez le hizo comprender, hace ya tiempo, la enigmática y dolorosa frase de Dante. Pero todo eso estaba olvidado. Ahora volvía a la Toscana sola, estaba por fin preparada para hacerlo. Y el primer día del verano, en el asiento B 12 del avión de Alitalia que despegaba de Barajas, le invadió una ilusión. Era difusa, pero muy poderosa.

En unas horas estaría en Florencia y allí todo era posible, hasta ser feliz de nuevo. Dante dejó escritos muchos pensamientos y frases maravillosas. Alejandra recordó, no sabía por qué, una de ellas, “el amor insiste”.

Foto y ©: Tord Sollie


Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

5 Comentarios

  • 1. Patricia Martinez Peñalver  |  7 junio 2018 - 10:55

    Florencia es una de mis ciudades favoritas, de las más impresionantes que he visitado.

  • 2. Patricia  |  7 junio 2018 - 16:47

    Acabo de descubrir tu blog!!no puedo parar de leer!!!que maravilla de textos!!!enhorabuena!!!

  • 3. Sandra Sánchez  |  7 junio 2018 - 16:52

    Qué ilusión, Patricia, ¡muchas gracias! ¡Y bienvenida! ; )

  • 4. Juliana Maila  |  8 junio 2018 - 02:35

    Me gustó mucho tu manera de expresar, de hacer transmitir exactamente lo que sentía Alejandra.
    ¿ Cómo llegaste a escribir este texto? Tal vez viviste algo similar?

  • 5. Sandra Sánchez  |  24 junio 2018 - 19:29

    Muchas gracias, Juliana. En realidad no, pura ficción. Me gusta ponerme en la piel de los personajes, pero darles independencia a la vez.

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


siete + = 13

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS