Twist and shot » Cosas que no espero de 2018

2 enero 2018

Cosas que no espero de 2018

La tarde/noche del día 1 hablaba con mi amigo Chema por teléfono.

– No sé, Chema, me da mala espina este año. Siento un mal feeling, no puedo evitarlo, está ahí. No me gustan los años pares.
– Déjate de tonterías. Yo ni me planteo si un año va a ser bueno o malo. Porque no lo sabemos, no tenemos ni idea. Tú puedes seguir haciendo balance de algo que aún no ha pasado, pero yo paso.
– Muy bueno lo de hacer balance de algo que no ha pasado. Una vez Bor (otro amigo) me dijo algo parecido: “¿tú cuando lees un libro que te mola vas a la última página? No, ¿verdad? Vas leyendo la historia hasta llegar al final. Pues ten también respeto por la autora de tu vida, que eres tú y no quieras ir por delante de lo que toca”.
– Bravo por Bor. Muy acertado. ¿Sabes qué te digo? Que yo, en vez de pensar en lo que espero de este año prefiero tener claro lo que no espero de él.

Esta última idea se quedó rondando por mi cabeza cuando colgué. Y después de pensar que está genial seguir hablando por teléfono con los amigos en los tiempos que corren, me puse a darle vueltas a qué es lo que no espero de este año. Aquí va mi lista, os invito a hacer la vuestra, porque es un ejercicio muy liberador.

De este año no espero:

1. Que me toque la lotería del Niño. ¿Os imagináis que me toca? Podría ser, porque llevo el número del trabajo. Pero mejor no contar con ello, así si sucede la locura será máxima y si no pues no pasa nada, porque no habré malgastado ni media neurona pensando qué haría con la pasta.
2. Viajar a Tokio. Este es un sueño de toda la vida, conocer Japón, caminar por las avenidas abarrotadas del barrio de Shibuya, pasear después por algún jardín zen en absoluto silencio, solo roto por algún pajarillo exótico, visitar el templo Sensoji, comer tallarines de un puesto callejero, montarme en el tren bala… Pero no tiene pinta de que vaya a contar con un mes libre para mí solita y… Bueno, si me tocara la lotería del Niño… No, no. Ya estoy incumpliendo el primer punto de la lista. Así mal. Japón tendrá que esperar y la parte buena es que así puedo seguir soñando con ese viaje.
3. Perder a las personas que quiero. Y esto no es negociable. No lo espero para nada y punto.
4. Que alguien venga a salvarme de mis propios problemas, por ridículos o grandes que sean. Así que de entrada tendré que lidiar con ellos solita a medida que se vayan presentando; si es que se presentan, que oye, igual todo va rodado.
5. Cambiar mi forma de ser. Una va haciéndose mayor y ya hay un buen puñado de años en la mochila; pero eso no significa necesariamente perder tu esencia. Si eres más Peter Pan que Wendy no hay por qué avergonzarse. Quizá no te entienda ni tu sombra, pero tendrás como amiga a Campanilla y eso no puede decirlo cualquiera.

Hasta aquí cosas con las que no cuento en 2018. Entonces, ¿qué? ¿Va a ser un año monótono y ya lo sé de antemano? Para nada, porque las soñadoras incurables siempre dejamos un espacio a lo imprevisible, a la sorpresa. Y la experiencia me dice que hago bien, porque lo inesperado de vez en cuando sucede. Así que un año más la razón tendrá que currárselo mucho si quiere ganar la carrera al corazón. Pero no adelantemos acontecimientos. El 31 de diciembre, en 363 días, nos contamos.

Foto y ©: Kinga Cichewicz


Etiquetas: , , , , ,

6 Comentarios

  • 1. Nuria  |  2 enero 2018 - 21:19

    Me parece una idea perfecta, tanto esperar, tanto esperar, no está nada mal aceptar lo que este año nov a a pasar, aunque tenga que ser lo de posponer el viaje a Japón. Ánimo con eso. Feliz año.

  • 2. Sandra Sánchez  |  3 enero 2018 - 11:25

    Muchas gracias, Nuria. Tomando las cosas como vengan y sin perder la ilusión, esa es la idea. ¡Feliz año, un abrazo!

  • 3. oriflame cosméticos  |  4 enero 2018 - 03:50

    desear mucha salud y fluir con el viento, lo demás vendrá por añadidura

  • 4. Lucia  |  4 enero 2018 - 06:58

    Todo lo que te propongas lo conseguirás y en tu blog tienes la prueba.

    Un año más es un año de oportunidades!

  • 5. Lluvia  |  8 enero 2018 - 16:35

    A mi tampoco me gustan los años pares, Sandra. Pero, creo que lo importante, es continuar trabajando duro, y nunca dejar de soñar. Tienes muchas cosas buenas en la vida,tus amigos, el blog, tu nuevo libro…Te deseo lo mejor para este año porque te lo mereces.

    ¿Y si algún año par termina sorprendiéndonos?.Hay años buenos y otros regulares, pero debemos aprender a valorar los momentos que son especiales para nosotros.De momento, ya tengo dos, tu “pequeño blog” y, espero que pronto, pueda disfrutar de tu primera novela.

    Un abrazo

  • 6. Sandra Sánchez  |  9 enero 2018 - 13:08

    Gracias por tu comentario tan cariñoso, Lluvia. Feliz año lleno de buenas noticias también para ti. ¡Un abrazo!

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


4 − = dos

Subscríbete a los comentarios vía RSS