Twist and shot » Creer en los milagros

24 octubre 2017

Creer en los milagros

“Aceptáis cualquier cosa, no discutís ni os cuestionáis nada, porque nunca habéis visto un milagro”. Es una de las primeras frases (no literal) de Blade Runner 2049, una película que los fans de su predecesora, Blade Runner, esperábamos impacientes con una mezcla de excitación y de reparo. El finde del estreno allí estaba yo, nerviosa perdida, en una multisala con pantalla gigante llena a reventar.

Las primeras imágenes te trasladan ya a un futuro misterioso, desconocido, oscuro y contaminado hasta lo irrespirable. Los pequeños detalles, el plano de un árbol muerto, una olla humeando triste sobre el fuego de una cocina desangelada, el sonido de unos pasos de botas de agua sobre un suelo encharcado, la aparición de un hombre llamado K que en realidad no es un hombre… Todo ello te hace entrar en la historia desde el primer momento y desear que te atrape, sentirte víctima voluntaria de un pulpo, encerrada gozosamente entre sus tentáculos.

Blade Runner 2049 tiene muchos puntos a su favor, la música de Hans Zimmer y Benjamin Wallfisch es una maravilla, pura ciencia ficción elegante y poderosa, la fotografía, una obra de arte tras otra, la historia… llena de ramificaciones, de brazos interesantes, de hilos de los que al salir de la sala puedes tirar si quieres quedarte toda la noche pensando sobre cuestiones trascendentales. Nos habla de la soledad, de la importancia de tener recuerdos y conservarlos, de la camaradería, del cambio climático (a peor, a mucho peor), de la deriva social y, por encima de todo, de la búsqueda de la identidad. Necesitamos saber quiénes somos.

¿Falla algo entonces en la película? ¿Por qué las críticas no son en general positivas? En mi opinión, porque no es Blade Runner. No tiene su originalidad, ni sus diálogos (no hay nada parecido ni de lejos al monólogo final del replicante Roy Batty) ni su historia de amor. De hecho el amor se trata, con seguridad a conciencia, de una forma absolutamente fría. En realidad no existe como tal, a pesar de alguna escena íntima que no transmite pasión ni deseo.

Aun así, Ryan Gosling está genial haciendo de Ryan Gosling, empatizas con él, le acompañas en su viaje, quieres que le vaya bien, que se cumplan sus deseos y que encuentre lo que busca. Y detestas a los malos, con Jared Leto a la cabeza, que quiere cargarse el mundo entero para beneficio propio. Blade Runner 2049, como homenaje a la película original es perfecta. Te recuerda que para amar a alguien a veces tienes que alejarte y convertirte en un extraño. Y te hace creer en los milagros; mucho más que eso, te hace ser consciente de que existen.

Listen while you look…


Etiquetas: , , , , , , , , , ,

4 Comentarios

  • 1. Nerea  |  24 octubre 2017 - 20:35

    Hola! No he visto la peli y tengo pensado verla. Pero… creo que James Franco no sale en la peli y es entonces el actor Jared Leto al que te refieres como malo.
    Creo… desde mi inocencia de lo poco que he se y he investigado después de leer este post.
    https://m.filmaffinity.com/es/movie.php?id=236626
    ¡Saludos!

  • 2. Sandra Sánchez  |  24 octubre 2017 - 20:40

    ¡Toda la razón, Nerea! Tuve un lapsus con los nombres, ahora mismo lo corrijo. ¡Mil gracias! ¡Saludos!

  • 3. Silvia  |  25 octubre 2017 - 09:28

    A mi me encantó cuando la vi el otro día… me mantuvo intrigada hasta el final. Y el final me pareció genial. Lo que sí eché de menos es algún recuerdo más evidente de la música de Vangelis, no sé, alguna pincelada… pero me gustó mucho la peli. No es la primera pero estuvo muy bien. Claro, para fans. Un beso.

  • 4. Sandra Sánchez  |  30 octubre 2017 - 17:57

    Opino igual que tú, Silvia. No tuve la misma sensación con la música, porque la de este peli me pareció que estaba muy a la altura de la de Vangelis. Está claro que pertenecemos a ese club de fans. : ) ¡Un beso!

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


seis + 2 =

Subscríbete a los comentarios vía RSS