Twist and shot » Perderse para encontrarse

3 octubre 2017

Perderse para encontrarse

¿Cómo puede alguien huir de todo? Perdón, quizá antes habría que hacerse otra pregunta, ¿se puede huir de todo? Decir hasta luego al mundo conocido, despedirse a la francesa y desaparecer; ¿será posible hacerlo?

Para algunos, los que lo hacen, normalmente no hay nada que decidir, porque no tienen otra opción. Y eso en cierto modo está muy bien, porque pasarse todo el tiempo tomando decisiones es un absoluto horror. Con lo que cuando te encuentras con una carretera de sentido único lo agradeces. Aunque esa dirección te lleve a adentrarte en lo incierto.

Marta pertenece a otro grupo de personas, el que tiene varias opciones, demasiados caminos entre los que elegir, como esas señales con flechas por todas partes unidas a un mismo tronco de madera y que te dicen “Malibú a 9.320 Km”, “Oklahoma a 7.825 Km”, “Sevilla a 390 Km”, “Taipei a 10.976 Km”. Y ella se imagina en el desierto, o en una playa paradisíaca, o haciendo montañismo entre pequeños pueblos habitados por monjes budistas. Marta no se decide por ninguno de esos destinos, pero sabe que el suyo está en alguna parte y que no es en la ciudad endiablada y llena de contaminación en la que vive.

Necesita desprenderse de cosas, de emociones que se han quedado a vivir dentro de ella y no puede desalojar por más que lo intente. Tiene un okupa sentimental concreto, un ser perfecto, bueno, que ella cree que es perfecto, porque lo ha idealizado, eso sí lo sabe. Desde que él le dijo adiós en vez de olvidarle se ha hecho más fuerte en su interior; su presencia, ahora que no está, ha ido creciendo y creciendo en una paradoja extraña de la que Marta querría deshacerse.

Ayer por la noche pensaba en esto mientras trataba de dar esquinazo a su tristeza tuiteando tonterías. Entonces vio el nombre de Tom Petty en la lista de trending topics y se enteró de que el artista había fallecido. Hubo momentos de incertidumbre, porque luego la noticia se desmintió y parecía que Petty estaba grave, pero con vida. Al final de la noche se confirmó que no había superado su problema cardíaco y que lo habíamos perdido.

Esto dejó a Marta en un estado de tristeza diferente a la que tenía unas horas antes, porque la de ahora era activa, mientras que la anterior era pasiva. Buscó entre sus discos Wildflowers y lloró emocionada mientras la canción que da título al álbum rompía el silencio de la noche.

“You belong among the wildflowers
You belong in a boat out at sea
Sail away, kill off the hours
You belong somewhere you feel free.”

Hoy es martes, un día laborable, normal y corriente, pero Marta no ha ido a trabajar. Sencillamente no podía. Ahora está en la costa, mirando el mar embravecido y sintiéndose más libre de lo que lo era ayer. No quiere hacerse preguntas, ni tomar decisiones, ni pensar en nada. Ya sabe que sí, se puede huir de todo y también cómo hacerlo y hacia dónde dirigirse. Ha comprobado, gracias a Tom Petty, a quien le debe tanto, que es cierta aquella frase tan bonita de Clarice Lispector, “perderse también es camino”.

Foto y ©: Blake Lisk


Listen while you look…


Etiquetas: , , , , , , ,

4 Comentarios

  • 1. Belen  |  5 octubre 2017 - 11:21

    Un texto precioso!!! Me ha encantado la verdad, muchas gracias por compartir 🙂

    NUEVO POST:
    https://lotofdots.wordpress.com/2017/10/03/emmys-2017/

    Que tengas un buen día!

    Besos

  • 2. Sandra Sánchez  |  6 octubre 2017 - 11:42

    ¡Muchas gracias a ti, Belén! Me alegra mucho : ) Feliz finde, besos!

  • 3. Nuria  |  11 octubre 2017 - 21:04

    Esperaba algún guiño a Tom Petty después de la triste noticia, y me ha encantado. Preciosa historia.

  • 4. Sandra Sánchez  |  14 octubre 2017 - 23:32

    ¡Gracias, Nuria! Eres un sol : )

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


− uno = 7

Subscríbete a los comentarios vía RSS