Twist and shot » Naufragar

10 octubre 2016

Naufragar

Naufragar/Twist and shot

Listen while you look…

Acostarte plácidamente en una cama mecida por las olas dentro del camarote de un velero y despertar cubierta de agua. Casi ahogada. El instinto de supervivencia hace que no pienses en nada más que en salir de esta. No reflexionas sobre qué ha podido ocurrir o sobre dónde están las personas que te acompañaban en la travesía de placer que emprendiste días atrás, sólo en seguir respirando.

A veces respirar es toda una heroicidad, hay muchos casos que así lo confirman, aunque la mayoría de las veces, cuando todo va bien, lo hacemos como por inercia, sin reparar en ello. Ahora respirar es una tarea titánica para Marina. Está en medio del agua, si bien a lo lejos se divisa claramente una isla, tiene que llegar a ella como sea.

Intenta nadar, sabe hacerlo muy bien, tiene una técnica súper perfeccionada, pero algo le impide avanzar. Su patada es en circunstancias normales muy potente y gracias a ella consigue una gran velocidad, pero ahora se nota paralizada. Trata de mantener la calma sin saber cómo lo conseguirá. Se concentra en flotar y en controlar sus respiraciones, en coger aire lentamente por la nariz y en soltarlo al mismo ritmo por la nariz y la boca. Cree que va relajándose.

Como además de práctica es una mujer bastante rara, de repente viene a su mente Relato de un náufrago, la novela corta de García Márquez que leyó en su primera adolescencia y que había olvidado por completo. Su protagonista estaba solo en medio del mar, como ella y, aunque cree recordar que él contaba con una balsa, vivió para contarlo y eso le infundió ánimo.

Se propuso no mirar más hacia abajo, dentro del agua, donde de vez en cuando creía ver sombras sospechosas moviéndose a su alrededor. Pensó en qué puntos a su favor tenía y sólo se le ocurrió uno: el agua no estaba demasiado fría, no iba a morir congelada, al menos no ese día. Siguió dándole vueltas a la cabeza mientras controlaba sus respiraciones para conseguir relajarse, porque notaba su corazón palpitar a mil por hora. Miró hacia arriba, el cielo era de un azul tímido, leve y plano, más acogedor que el azul eléctrico del agua en la que se encontraba, que aunque no mostraba un gran oleaje se le antojaba amenazante, al acecho.

A pesar de todos sus esfuerzos por mantener la calma Marina siente que algo malo va a ocurrir… y ocurre. Mientras mira a su alrededor buscando ayuda casi sin esperanza siente cómo una fuerza descomunal tira de ella hacia abajo, quiere hundirla para siempre en las profundidades del océano. Resulta inútil tratar de resistirse, pero aún así lo hace, lo intenta.

En ese momento, cuando está a punto de ser engullida por las aguas, chilla y se despierta histérica en su apacible camarote en el que sus gritos se confunden con los graznidos de las gaviotas que se aproximan a la costa. A su lado se encuentra el hombre con el que emprendió el viaje y arriba, en la proa, se escucha trajinar al capitán.

¿Qué hace en ese velero con ese hombre? No pensó en él cuando creyó que el barco en el que viajaban se había hundido. Pensó sólo en ella, en salvarse, en salir a flote. Ese sueño le estaba dando muchas claves y tenía que escucharlas, porque había sido una experiencia onírica, sí, pero muy real.

Ella le contaba ahora su sueño y él se reía, le parecía infantil y hasta patético, una anécdota sin importancia. Marina miraba al hombre que tenía frente a ella, riéndose despreocupado y entendió que sí, que en realidad el tiempo que había pasado junto a él había sido un naufragio, era náufraga de sí misma y ni siquiera había sido consciente de ello hasta ahora. No podía continuar en medio de la nada ni un minuto más. Iba a dar un cambio de rumbo a su vida y sería ella quien tomara el timón; alguna isla tranquila encontraría en la que atracar.

Foto y ©: Matthew Kane


Etiquetas: , , , , , , , , , ,

4 Comentarios

  • 1. voyance gratuite mail  |  12 octubre 2016 - 10:13

    Bravo ! Votre blog est l’un des meilleurs que j’ai vu !

  • 2. sandrawriting  |  17 octubre 2016 - 16:26

    Merci! 🙂

  • 3. christiane  |  1 noviembre 2016 - 00:56

    me encanta tu blog siempre te leo saludos desde Panamá

  • 4. sandrawriting  |  2 noviembre 2016 - 12:00

    ¡Muchas gracias, qué ilusión, Christiane! Saludos transoceánicos 😀

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


9 + tres =

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS