Twist and shot » Pronto será tarde

17 agosto 2015

Pronto será tarde

pronto-será-tarde

Listen while you look…

La mañana se presentó nubosa y sin cita previa. Apareció lentamente, muy poco a poco, y cuando Elsa se quiso dar cuenta ya estaba ahí, saludándole desde el otro lado de la ventana.

El gris que reinaba en el exterior no presagiaba nada bueno. Ese fue el primer pensamiento del día para Elsa; y no le gustó, claro. Incluso dijo en voz alta, “pues sí que empezamos bien”.

Se dio una ducha rápida, se puso un vestido ligero, pues a pesar de las nubes seguía reinando el verano, se echó dos gotas de su perfume de diario y bajó a desayunar. El aroma del café le animó. Tiene ese efecto, ¿verdad? El poder de los olores, que nos transmiten sensaciones de lo más intensas. La lluvia justo antes de la tormenta, el pan recién horneado, el olor de su piel, el café…

Mientras Elsa saboreaba su café mirando por la ventana y pensando en nada sonó el teléfono. Justo ayer una amiga le comentaba que ya nadie llamaba por teléfono. Sólo tu madre cada noche o la gente del banco en el que tienes tus míseros ahorros, o los teleoperadores. Sin embargo, era temprano y el teléfono seguía sonando. Su madre quedaba descartada, así que debía de tratarse de alguna de las otras dos opciones, desalentadoras ambas. Aun así, decidió contestar.

Al otro lado de la línea un viejo amigo la saludaba alegre. Fue una sorpresa mayúscula. Llevaban sin hablar, no sé, ¿diez años, quizá? Se mantenían ligeramente en contacto por Facebook, pero se tenían un poco “abandonados”, aunque el cariño permanecía intacto.

Su amigo le preguntaba si estaba de vacaciones y la invitaba a visitarle en su nueva casa. Se había mudado a un pueblo del sur, había comprado un viejo caserón frente a la playa y lo estaba renovando. Su aspecto no era todo lo acogedor que le gustaría aún, pero estaba más que habitable y le gustaría que pasara unos días con él para enseñarle la zona y disfrutar del mar.

La propuesta le pilló a Elsa un poco a trasmano y quedó en contestarle más tarde. Tenía algunas cosas en las que pensar y los últimos acontecimientos de su vida le habían llevado a tomar la decisión de no tomar decisiones, por pequeñas que fueran, sin calcular antes las posibles consecuencias.

Un viejo amor aún rondaba por su cabeza, él la había olvidado, eso parecía claro, pero ella no sabía cómo hacerlo, no podía. De ahí que los días grises formaran parte de su paisaje habitual. Olvidar no es fácil. No cuando se ha entregado todo. Ella tenía la esperanza, la absurda e infantil esperanza, lo sabía, de que él reapareciera en su vida. De que se diera cuenta de que se había equivocado, de que había hecho mal al apartarla de su lado. Y esa idea traicionera hacía que siguiera enganchada a él con un lazo invisible; cada vez era más fino, pero seguía atándola, no se rompía ni se deshacía suavemente.

Pensó en su amigo y se visualizó en la playa con él, alejada de su vida diaria y sintiéndose libre, apreciada, tranquila. No sería un amor romántico lo que le esperaba en la costa, pero sí le haría sentirse querida. Le llamó y confirmó su llegada para el siguiente fin de semana.

Y allí está. Durmiendo en una casa destartalada, comiendo en el jardín y paseando por una playa sin apenas olas, salpicándose a sí misma, bañándose en agua y sal. Su amigo le hace sentirse bien, la amistad le salva de sus propios fantasmas y le proporciona paz. El sol brilla desde el amanecer, no hay nubes negras al acecho y estos días piensa menos en aquel amor que se empeña en no desaparecer. Y cuando lo hace, pensar en él, le dice mentalmente que si quiere volver a su vida lo haga ya. Por primera vez siente que no le va a esperar eternamente. Si va a regresar, es el momento de hacerlo. Ahora. Porque pronto será tarde.

Foto y ©: Mateus Lunardi Dutra


Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

2 Comentarios

  • 1. Noelh  |  24 agosto 2015 - 13:47

    Buenos días Sandra!!

    Qué buenos los amigos que nos dan vida con su amistad, este amor es el que nos salva de todo. Hasta nos hace darnos cuenta que ya no queremos que vuelva quién nos hizo daño. Mejor así…

    Un abrazo!!!

  • 2. sandrawriting  |  26 agosto 2015 - 10:14

    Hola, Noelh! Totalmente de acuerdo contigo. Qué importante es la amistad y qué afortunados somos los que contamos con los mejores amigos ; )
    ¡Un abrazo de vuelta!

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


3 − = uno

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS