Twist and shot » Historias que suceden en los coches

11 agosto 2015

Historias que suceden en los coches

CristianoBetta

Listen while you look…

Pasarte media vida conduciendo hace que en el coche se te ocurran muchas de tus ideas; y también que te sucedan anécdotas sorprendentes. El 90 por ciento de las ideas que brotan así, de repente y a lo grande, como explotan las palomitas de maíz en el microondas, pierden toda su fuerza al llegar al garaje de tu casa; pero el 10 por ciento restante tienen su gracia.

En cuanto a las anécdotas que tienen a los coches como protagonistas, se disparan en verano. El motivo fundamental, las ventanillas bajadas. Después de un invierno de recogimiento, de ventanas bien cerradas y calefacciones encendidas, llega el buen tiempo y se nos olvida que buena parte de esa intimidad se escapa por la ventana. Y cualquier desconocido que pase por nuestro lado puede apropiarse de ella. En el caso de la anécdota que voy a contar, muy tonta y muy simple, el desconocido era desconocida, era yo.

Volvía cansada del trabajo a casa, había sido un día… exacto, de película de terror. No iba prestando atención a la música que salía por los altavoces de mi coche, no debía de resultarme nada atractiva. Me paré en un semáforo, mi ventanilla estaba bajada y la de la chica que conducía el vehículo que frenó a mi izquierda también. Desde él sonaba un tema que me encanta. No tiene nada que ver con la música que suelo escuchar, pero lo dicho, me encanta, me llena de energía positiva, es genial y es el que suena en este post.

Antes de darme cuenta me vi cambiando el dial como una loca para sintonizar su emisora y pillar la canción antes de que terminara. Lo conseguí. Subí el volumen y le robé a la chica su intimidad musical. La miré, había visto y oído mi jugada y le hizo gracia, nos reímos las dos.

Hay que tener cuidado con lo que se escucha en la radio cuando vas con las ventanillas bajadas. Pienso en una amiga que presume de tener un gusto musical de lo más elevado y a la que su vecino sorprendió cantando a toda voz el último hit de Enrique Iglesias cuando estaba aparcando. Ella no lo ha olvidado y yo tampoco, porque podría pasarme lo mismo facilísimamente.

Mucho mejor es lo que le sucedió a otra amiga, ella no es conductora, es peatón. También es adicta a la música y una “caminadora” empedernida, le gusta ir a todas partes andando; aunque el lugar al que se dirija quede lejísimos de su casa o de su trabajo, ella calcula previamente el tiempo para llegar puntual a su cita… a pie.

Una tarde iba andando a toda prisa mientras por sus oídos fluía un nuevo descubrimiento musical. Tan concentrada en lo que escuchaba estaba que al cruzar la calle no se dio cuenta de que el semáforo acababa de ponerse en rojo para los peatones. Un coche, cuyo conductor debía de tener tanta prisa como ella, tuvo que frenar en seco nada más ponerse en marcha para no atropellarla. El susto fue importante. Tanto, que aunque no llegó a rozarla, el chico salió rápidamente del coche para ver si se encontraba bien. “Sí, sí, todo bien, lo siento, ha sido culpa mía”, le dijo ella.

Él le preguntó si estaba preocupada por algo o si era despistada por naturaleza. Y ella, avergonzada, le dio la única explicación que tenía, la verdadera: “Iba escuchando música. Sé que suena absurdo, pero estaba en mi mundo, centradísima en el tema que sonaba por los cascos”. El chico quiso saber qué canción le había abducido de ese modo y ella, aún medio aturdida, le pasó sus auriculares. Él empezó a reírse a carcajadas y ella no entendía nada. La gente que se había arremolinado a su alrededor tampoco veía el motivo de esa risa loca por ninguna parte. Hasta que él empezó a cantar y a ella le sobraron más explicaciones: su voz y la que salía de su ipod era la misma. Ahora tiene la suerte de escucharla en directo siempre que quiere. Y sin sustos.

Foto y ©: Cristiano Betta


Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


cuatro − = 2

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS