Twist and shot » Los nombres perdidos

25 mayo 2015

Los nombres perdidos

romaintoornlersanspersonne

Listen while you look…

“Bueno, y entonces, los nombres que se pierden, ¿adónde van a parar? En el intrincado laberinto de las grandes ciudades, desde luego, tienen muy pocas probabilidades de sobrevivir. Unos acaban aplastados en el asfalto por un camión de transporte, otros morirán como un perro abandonado por no llevar la calderilla suficiente para coger el tren, otros se hundirán en un río profundo al llevar los bolsillos lastrados por el orgullo.
Con todo, quizás algunos logren sobrevivir y se dirijan a la ciudad de los nombres perdidos, donde formarán una silenciosa comunidad. Una ciudad pequeña, muy pequeña. Y seguro que en sus puertas plantarán este cartel: Prohibida la entrada a personas ajenas”.

Cerró el libro de relatos de Haruki Murakami, apagó la luz dorada de su mesilla y se dispuso a dormir. El día siguiente sería un día cualquiera, uno más, uno de tantos, pero de cualquier modo habría que descansar unas horas para afrontarlo.

Llevaba un tiempo, puede que semanas, sin soñar. Pero esa noche volvieron los sueños, los sueños raros. Primero soñó con una alpaca. Sí, una alpaca blanca que golpeaba con su morro blanco la puerta de su coche blanco y le causaba pavor. ¿Qué querría decirle aquel animal tan desconocido para ella? Se despertó intranquila y cuando volvió a relajarse soñó que tenía que viajar a dos sitios diferentes en la misma fecha. Se había comprometido a hacer los dos viajes al día siguiente, eran dos viajes importantes, de trabajo, y se daba cuenta ahora, sin tiempo ni posibilidad alguna de solucionarlo. Volvió a despertarse casi temblando y esta vez prefirió mantenerse despierta el resto de la noche.

¿Por qué soñaría cosas tan raras? Quizá debería dejar de leer a aquel escritor japonés, la llevaba por caminos demasiado intrincados en los que ella a lo mejor no estaba preparada para adentrarse. Pensó en la última lectura, antes de dormir, ¿dónde irán a parar los nombres que se pierden? Ella sabía que no todos corrían peligro, estaba segura de que conservaría unos cuantos a su lado, de una forma u otra, eso casi no importaba. Alguno hasta formaba parte de ella como una segunda piel, no, como su propia piel.

Tampoco quería que su nombre se perdiera en la cuneta de una carretera secundaria. Ni mucho menos aún que llegara a la ciudad de los nombres perdidos, a encontrarse con otros nombres perdidos y a formar una comunidad absurda de seres olvidados. Ella anhelaba la permanencia, existir, con todas las letras; subsistir no era suficiente, de ninguna manera.

A las 7 de la mañana comenzó su nuevo día. Uno más, uno de tantos. Tras darse una ducha rápida que le despejó el cuerpo y la mente se enfundó en sus viejos vaqueros, se puso una blusa ligera y clara, colgó de su hombro el bolso-saco aquel que le gustaba tanto y que a la vez odiaba, porque no encontraba nunca nada de lo que buscaba en él, y salió de casa.

Su calle aún estaba desierta, pero el sol le saludaba. Le devolvió el saludo y pensó que quizá el día que comenzaba no sería uno más, sino uno especial. Tan especial como ella deseara que fuera. Quizá sucederían cosas inesperadas o incluso muy extrañas, pero que ahora no le causarían temor, sino que la alegrarían y le harían sonreír. Y podría ser que esa sonrisa lograra que su nombre no se perdiera para siempre. Confiaba en ello. Tenía que confiar.

Foto y ©: Romain Toornier


Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

2 Comentarios

  • 1. Noelh  |  26 mayo 2015 - 12:06

    Buenos días Sandra

    Genial la frase; “Tan especial como ella deseara que fuera”.
    Al final todo se resumen en esto. En nuestra mano está.

    Un abrazo enorme.

    Noelh

  • 2. sandrawriting  |  26 mayo 2015 - 20:19

    Al menos intentarlo, Noehl, eso es así. Otro abrazo de vuelta para ti, mil gracias! : )

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


2 + = seis

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS