Twist and shot » El libro de mi vida

22 abril 2015

El libro de mi vida

Shinichi-Higashi_a-couple_flickr

Listen while you look…

Acabo de terminar de leer un libro que es el libro de mi vida. ¿Es el que más me ha marcado? No. ¿Lo he escrito yo y hablo de mí? No. ¿Entonces? Lo ha escrito otro y cuenta mi vida, aunque él no lo sabe.

Éste es el tipo de cosas extrañas que para mí no lo son tanto, porque de vez en cuando me suceden. En esta novela su autor se retrotrae a los veranos de su adolescencia, para muchos los mejores. Y rememora el pueblo en el que los pasó (mi pueblo), los bares que frecuentó (mis bares), la música que escuchó (mi música…). El autor y yo no coincidimos, por imposible que parezca, por un pequeño detalle: somos de generaciones diferentes. Nos llevamos unos cuantos años, ahora pueden no parecer tantísimos, pero entonces eran un mundo, mucho más que suficientes para que no nos viéramos o desde luego no reparáramos el uno en el otro.

Esta anécdota y este libro me han hecho inevitablemente viajar hasta el verano de mis 15 años en aquel pueblito de la sierra madrileña que simplemente bullía.

Los 15 años son especiales, tienen ese aroma a libertad, a descubrimientos, a sentir que todo lo bueno está al caer, a que la vida te va a sorprender a cada paso. Eso, visto desde la distancia, muchos años después, es simplemente mágico. Entonces vivías el momento, sin pensar en el futuro; y si alguna vez te parabas a imaginarlo lo veías difuso, sin demasiados detalles, pero en cualquier caso feliz.

Ahora muchas veces pienso que aquel futuro ya está aquí. Es esto, lo que tengo ahora, lo que vivo ahora. Y no, no se parece en nada a aquellas ensoñaciones. Quizá de eso va también madurar.

Aquel verano de mis 15 empecé a salir de noche con mis amigas, bailé como una loca, descubrí canciones que se metieron en mi piel y ahí siguen, acompañándome siempre y dándome calor cuando lo necesito. Las canciones son refugio, no me canso de decirlo, están ahí, son fieles, son buena compañía, calidad superior. Ese verano fui a algunos conciertos al aire libre, hice auto stop, conocí a un chico que amaba la música tanto o más que yo y que iba con sus vinilos bajo el brazo cada noche que salía. Los dueños de los bares que frecuentábamos le dejaban pincharlos. Es raro, porque todo parece cercano y lejano a la vez.

No es casualidad que los veranos de la adolescencia terminaran con fuegos artificiales. De verdad, no es una metáfora. En mi pueblito madrileño las fiestas se celebraban (se siguen celebrando) a principios de septiembre y decían adiós al verano con una verbena pirotécnica espectacular. Creo que era un punto final perfecto para unos meses perfectos, incontenibles, llenos de vida.

Al cerrar por última vez el libro del que hablaba al comienzo del post, después de recuperarme medianamente del shock emocional que me causó su lectura, cogí el teléfono y envié un whatsapp a Lorena, una querida amiga desde aquellos años y aquellos veranos. Hacía demasiado tiempo que no nos veíamos. Quedamos a cenar ese mismo viernes, el viernes pasado. Y juntas rememoramos viejas historias, hablamos del entonces y del ahora y nos alegramos de haber compartido tantas aventuras y de seguir siendo buenas amigas tantos años después. Al despedirnos me pidió que le dedicara un post en el blog. Aquí está, Lorena, éste es para ti.

Foto y ©: Shinichi Higashi


Etiquetas: , , , , , , , , , ,

2 Comentarios

  • 1. Noelh  |  24 abril 2015 - 17:36

    Hola Sandra!!

    Qué de recuerdos, olores, sabores, noches de fiesta y días de sol aprovechados al máximo me has hecho recordar con este post…no sé a qué libro te refieres, pero creo que es la infancia de casi toda nuestra generación. Lo mejor sin duda son los amigos con quién compartías todo esto. Se me acelera el corazón….

    Gracias..

  • 2. sandrawriting  |  27 abril 2015 - 17:02

    Noelh, el libro al que hago referencia es “Martha, música para el recuerdo”, de Fernando Navarro. Sí, sin duda lo mejor de los buenos momentos es vivirlos y compartirlos con los amigos. ¡Gracias a ti!

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


+ uno = 6

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS