Twist and shot » El águila de marzo

2 marzo 2015

El águila de marzo

Viendo la vida pasar

Listen while you look…

Siempre le ha gustado marzo. Es el mes en el que su padre cumple años, en el que les toca el turno a los Aries y en el que empieza a presentirse, desde el día 1, la primavera. Febrero, un mes frío e inacabado, queda atrás y da paso a temperaturas más amables y a días más largos, que hacen creer que hasta lo imposible puede suceder. Al menos ella lo ve así.

Sabe que este mes van a pasar cosas increíblemente bonitas, proyectos preciosos se van a hacer realidad. Marzo supondrá también el inicio de una nueva etapa para una amiga a la que el invierno ha tratado mal, poniéndole una piedra en el camino que ha superado felizmente, al estilo de Reese Witherspoon en “Alma salvaje”. Por si no habéis visto la película, esto significa echándole mucha mucha mucha fuerza. Ahora todo va a ser para ella no como era antes, no, sino mejor, porque su perspectiva ha cambiado.

Por otro lado, también tiene el feeling de que marzo traerá novedades para otra amiga querida, que aunque ella no lo quiera ver, empezó el año disparada, como un tiro, y ahí sigue, imparable. No está segura de cuántas noticias buenas más le va a dar, pero sabe que van a seguir llegando. Y serán muy bienvenidas.

En todo esto pensaba ella ayer, día 1, tumbada al sol en un banco en el jardín que tan amorosamente cuida su madre a diario. La idea era cerrar los ojos y no pensar en nada. Lo primero lo cumplió, lo segundo obviamente no. En un momento dado, sin saber por qué eligió ese instante, abrió los ojos y alucinó. El cielo era “azul cielo de Madrid”, es decir, luminoso y muy bello, y no había ni una nube. Lo que sí había era un águila, justo donde ella dirigía la mirada, sobre su cabeza, volando bajo. No sabe si es posible que estuviera parada, pero se lo pareció. Estuvo así unos segundos, luego agitó con fuerza sus alas, majestuosas y la perdió de vista en seguida.

Después de esto le llamaron desde casa, la comida estaba lista. Tras la sobremesa de rigor, en cuanto pudo, se puso su chaqueta de pana que hace juego con sus botas de sentir y se escapó. Necesitaba estar sola, pensar en el águila, que le recordó que unos meses atrás, una mañana de verano, aparecieron unos patos salvajes en su piscina, en pleno Madrid. Ese día los miró chapotear todo el tiempo que pudo, hasta que tuvo que irse para no llegar tarde al trabajo, y cuando volvió a primera hora de la tarde ya no estaban. No dijo nada a nadie y ningún vecino habló de ello, por lo que seguramente fue la única que los vio. Pero los vio.

Y ahora el águila. Levantó la vista mientras caminaba por el campo y no, no estaba allí. El cielo se había ido cubriendo de nubes que venían de las montañas de la sierra madrileña. Siguió andando y llegó hasta donde se dirigía sin saberlo, a las viejas vías del tren, cerca del lago, unas vías que han visto pasar todos los trenes del mundo, pero que desde hace algunas décadas ya no ven pasar ninguno. Se sentó en ellas, contempló tranquila la caída de la tarde e imaginó cómo y dónde estaría el 1 de marzo de 2016, justo dentro de un año. No pudo hacerlo, no tenía, no tiene, ni idea. Pero sí tiene algún proyecto en mente que le gustaría poder realizar. Y éste era el mes perfecto para intentarlo. Respiró el aroma de las jaras, pensó que nada malo podía pasar en marzo y le pareció oír a lo lejos el silbato de un tren…

Foto y ©: Lauren Nelson


Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

2 Comentarios

  • 1. Noelh  |  10 marzo 2015 - 18:14

    Hola Sandra

    Qué bueno respirar profundo y exhalar el frío. Me parece sentir cambios en todo, el ambiente, la gente, los proyectos, los planes…

    Me encanta leerte, como siempre….

  • 2. sandrawriting  |  10 marzo 2015 - 18:25

    Hola, Noelh. Coincido, estos días yo también siento cambios a mi alrededor, parece un buen momento para echar proyectos a volar. Mil gracias por leerme, me alegra mucho que te guste. Un abrazo : )

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


+ 5 = ocho

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS