Twist and shot » Cecilia y la soledad

30 agosto 2013

Cecilia y la soledad

Cecilia y la soledad

Listen while you look…

Cecilia tiene un problema. Gordo. Resulta que es una pagafantas y se ha enterado hace poco. A pesar de su belleza, sí, a veces pasa. El resto del mundo ya lo sabía y se aprovechaba o en el mejor de los casos sentía lástima por ella; pero Cecilia en las nubes, sin percatarse de nada.

El año pasado estaba deseando ir al Thyssen a visitar la exposición de Edward Hopper, qué maravillosa su obra, esos retratos de la sociedad norteamericana, realistas y hollywoodienses a la vez, magníficos. Quiso esperar a verla con el chico que le gustaba entonces, al que conocía desde la infancia y con el que se enviaba a diario mensajes bonitos por whatsapp. ¿Qué pasó? Que el chico se acercó al Thyssen, sí; y vio la expo de Hopper, sí. Pero lo hizo con su novia, de quien Cecilia desconocía su existencia.

Meses más tarde estrenaron una peli alternativa en los cines Renoir. Ceci, muy cultureta ella, quiso verla con otro sujeto que también le hacía tilín. El tipo en cuestión, a quien acababa de ayudar en un trabajo complicado robándole horas al sueño para que él quedara bien ante su jefe, le iba dando largas. En fin, que como las películas de culto tampoco es que tengan muchos seguidores que pasen por taquilla, la que quería ver duró en cartel menos que un tigre de hielo (¿un tigre de hielo?) al sol. Y Cecilia se la perdió.

Como estas historias le han pasado mil más. Una decepción detrás de otra, unas lagrimitas, un sentirse incomprendida, un dar y no recibir, un no entender… Una infelicidad.

Su mejor amiga un día le dijo que todo lo que le pasaba le pasaba porque no era sexy.

– ¿Sexy?

– Sí, hija, no eres sexy. Te entregas demasiado a la gente, eres muy pasional, lo das todo a la primera de cambio, no dejas lugar al misterio.

– Ah, vale.

Ceci se propuso ser sexy. Pero no le salía. No es fácil comportarse como una mujer enigmática cuando en realidad no lo eres. Y ella era… normal. Sencilla, natural, con sus gustos e inquietudes, pero abierta y transparente, sin ambigüedades.

Total, que después de hacer muy fuerte el ridículo con dos o tres amigos de amigos le dijo a su paño de lágrimas que pasaba. Había que encontrar un plan B para que el éxito sentimental llegara. Ella se lo merecía, desde luego.

Decidió ponerse una coraza. “Soy un junco, puedo doblarme pero no romperme. Parezco frágil pero no lo soy, ni el viento de un huracán puede destruirme”. Empezó a repetirse a sí misma mantras como el del junco, inventados por ella, sin ninguna prueba científica, ni siquiera empírica, de que funcionaran.

Y no lo hicieron, claro. Comprendió que era imposible no sentir ni padecer. Y que cuando lograba acercarse a ello era fatal, porque hay algo peor que sentir dolor por un desamor y es no sentir absolutamente nada.

“No te preocupes”, le decía su amiga, “si el plan B no funciona recuerda que hay un montón de letras hasta la Z, hay que seguir intentándolo”. Y después de echarse unas risas por lo ocurrente de su frase se despedía con un par de besos sonoros y dejando a Cecilia sola en su soledad.

Ahí encontró la clave. En la soledad. Puede no ser tan mala como la pintan. Para empezar, es una palabra preciosa. Soledad. Y además, valorarla le permitiría conocerse mejor, saber que no hay por qué depender de alguien para ser feliz. Que de hecho no hay que colgarse de nadie para conseguirlo. Una vez que Ceci supo respetarse y quererse a sí misma pudo dar una patada en el culo a todos los planes y a todas las letras del abecedario. Se dejó llevar, sonrió a la vida y todo empezó a salir rodado.

Foto: Sergio de Luz
Relato: Sandra Sánchez
Modelo: Julia Heil- Models Division


Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

22 Comentarios

  • 1. carmen  |  30 agosto 2013 - 10:21

    Buenos dias:
    Bonito relato ! M siento totalmente identificada con todo. Cuantas veces he buscado un plan B , cuantas veces me he preguntado en que fallo yo y he intentado cambiar. Ahora soy yo misma, a gusto con mi vida y mi soledad, dejándome llevar por la vida y viviendo pequeños pero intensos momentos de felicidad.
    En nuestro afán por encontrar el amor, nos damos de bruces con la realidad y sufrimos no encontrándolo.
    Siempre hay otros planes !!
    Buen fin de semana.

  • 2. sandrawriting  |  30 agosto 2013 - 19:19

    Gracias por tus palabras, Carmen. Los pequeños momentos de felicidad son mágicos y hay que saber aprovecharlos, claro que sí. ¡Buen finde!

  • 3. Raquel  |  30 agosto 2013 - 10:42

    El secreto de ser sexy es encontrarse, quererse, vivirse. Yo tengo una amiga que cada día es más sexy… Gran post, preciosa foto.

  • 4. sandrawriting  |  30 agosto 2013 - 19:18

    ¡Gracias Raquel! La vida entera nos la pasamos intentando encontrarnos a nosotros mismos. Esa amiga tiene suerte de tenerte como amiga…

  • 5. Mi Velero Bergantín  |  30 agosto 2013 - 10:48

    Soledad, Melancolía…palabras que suenan precioso.
    Otras e trasladan mucho más lejos, catamarán, Tasmania,…
    La magia del lenguaje.
    Y la magia demuchos lugares.
    Invitados a descubrirla en mi pequeño rincón, Mi Velero Bergantín.
    Ojalá cuente con vuestro apoyo a través del Me Gusta en su página de Facebook. Esl mío lo tenéis cada semana.
    Bonita HIstoria.
    Ánimo para continuar.
    Cecilias al poder.
    http://mivelerobergantin.wordpress.com/2013/06/19/las-playas-del-mar-de-tasmania/

  • 6. sandrawriting  |  30 agosto 2013 - 19:16

    Jajaja. ¡Cecilias al poder! Mil gracias, deseamos que ese velero vaya viento en popa a toda vela : )

  • 7. Uxue  |  30 agosto 2013 - 11:25

    Me encantaaaa!!!! Tienes toda la razón del mundo, no hace falta tener pareja para ser feliz, hay que valorarse y quererse a una misma antes que a nadie más. Y mucha gente no sabe estar sola, un gran problema.
    Besooos, descubrí ayer tu blog y me encantaa :))

  • 8. sandrawriting  |  30 agosto 2013 - 19:15

    ¡Gracias Uxue! Bienvenida, pásate cuando quieras, por aquí te esperamos 😉

  • 9. VicentYz  |  30 agosto 2013 - 12:49

    ¡Muy bueno! La soledad está infravalorada. A veces dos están más solos que uno, aunque no se atrevan a verlo. Seguro que a Ceci le irá fenomenal.

    Un abrazo!

  • 10. sandrawriting  |  30 agosto 2013 - 19:14

    Confiamos en que sí, en que le vaya genial 😉 Muchísimas gracias por comentar y totalmente de acuerdo, la peor soledad es la que se siente estando en compañía. ¡Un abrazo!

  • 11. Lorena  |  30 agosto 2013 - 15:09

    No creo que haya nada mas Sexy como ser AUTENTICA!!….. y FIEL a uno mismo. Buen relato Sandra!

  • 12. sandrawriting  |  30 agosto 2013 - 19:13

    ¡Gracias, Lorena! Estamos de acuerdo. ¡Ser auténtica es sexy!

  • 13. Sonia  |  30 agosto 2013 - 16:22

    O sea que eso es ser una pagafantas?
    Bonito post Sergio-Sandra

  • 14. sandrawriting  |  30 agosto 2013 - 19:12

    Un poquito sí, ¿no? ¡Gracias, Sonia! 😉

  • 15. Eva Villamar  |  31 agosto 2013 - 17:04

    Soledad, bonita palabra… nunca lo hubiera enfocado así. Y puede que sea así de simple, positivar la imagen y guardar el negativo en el cajón.
    Un buen pensamiento!

  • 16. sandrawriting  |  2 septiembre 2013 - 08:25

    Gracias, Eva. ¡Feliz semana!

  • 17. Ana  |  31 agosto 2013 - 18:21

    Lo malo de la soledad no es estar solo sino sentirse solo. Esa es la soledad que hay que trabajar, esa es a la que uno se tiene que poner en frente del toro y decir; no. Yo soy yo misma y tengo tiempo xo xa ti no soledad, sino mucho para mí misma.

    Maravilla de relato y de veracidad

  • 18. sandrawriting  |  2 septiembre 2013 - 08:26

    100% de acuerdo con tu reflexión. ¡Gracias, un abrazo!

  • 19. Olga  |  31 agosto 2013 - 20:40

    Precioso relato!!! Y cierto como la vida misma!!

  • 20. sandrawriting  |  2 septiembre 2013 - 08:26

    Gracias, Olga. ¡Buen día!

  • 21. José Carlos  |  10 septiembre 2013 - 21:25

    Joder, Sandra, me pones los pelos de punta con lo que escribes, cómo evocas y conectas. Sigue escribiendo y regalándonos historias que nos hablan de los otros y en el fondo de nosotros.

  • 22. Patricia  |  13 septiembre 2013 - 10:15

    Magnífico!! Y me ha servido como consejo para el momento que estoy viviendo, gracias

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


9 − cuatro =

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS