Twist and shot » Fin de semana en el mar

2 agosto 2013

Fin de semana en el mar

Venus
Listen while you look…

Escribo estas líneas a bordo de un tren que me lleva de vuelta a Madrid. Tras de mí dejo dos días alucinantes, en el más amplio sentido de la palabra. A veces los recuerdos son borrosos, como si en realidad todo hubiera sido fruto de mi imaginación. Pero otras son tan nítidos que me asustan.

El tren de ida a la ciudad costera más lejana de la capital iba lleno de pasajeros, pero yo era el único que viajaba solo. Necesitaba un fin de semana tranquilo, huir de todo, hasta de mí mismo, aun sabiendo que eso es imposible.

El trabajo, especialmente el ambiente hostil que se respira en él, me estaba dejando sin aire. Las aves de rapiña disfrazadas de compañeros estaban a punto de conseguir su objetivo, agobiarme del todo para devorarme después.

Las cosas en casa no iban mucho mejor. La relación con mi pareja hacía aguas hace tiempo. Todo empezaba a hundirse, aunque los dos nos comportábamos como si no pasara nada. La mejor actitud para dejar que algo que está enfermo muera.

Llegué a mi destino y me dirigí hacia un pequeño hotel regentado por un viejo matrimonio, la pareja perfecta, felices, pacíficos, agradables, atentos. Dejé mi equipaje y tras darme una ducha tomé una cena casera sencilla pero espectacular. Dormí como un niño y a la mañana siguiente me desperté temprano. Bajando por un camino de tierra, a unos 100 metros del hotel, encontré una preciosa playa desierta. Eso buscaba, tranquilidad total.

La luz del sol no me dejó ver en un primer momento la preciosa figura de una chica bellísima. Cuando la pude distinguir me vino de repente a la cabeza El nacimiento de Venus, la obra de Botticelli que pocos meses antes había podido contemplar en Florencia. La pintura, un encargo al artista por parte de los Médici, muestra la belleza femenina en todo su esplendor a través de una mujer armónica, pura, casi sin adornos, en ella innecesarios. No en vano hablamos de Venus, la diosa romana del amor.

Cómo explicar lo que sucedió a continuación… Pasamos el día juntos, sin salir de la playa y prácticamente sin hablar. Mejor dicho, yo hablé al principio, pero viendo que ella prefería estar en silencio dejé que los gestos hablaran por sí solos. Así, con la única compañía sonora de las olas del mar, buscamos conchas y cangrejos, tomamos el sol, dibujamos figuras marinas en la arena… y conectamos del todo.

Al atardecer, mientras yo dormía bajo una palmera, desapareció. Cuando desperté ella simplemente ya no estaba.

El día siguiente, es decir, esta mañana, bajé a la playa temprano y volví a encontrarla. Apuramos las horas que nos quedaban; sin preguntas, sin promesas, sin compromisos… sin palabras.

Cuando me despedí de ella eché a andar en dirección al hotel para hacer mi maleta y coger el taxi que me llevaría a la estación. Al llegar a la entrada del hotel me volví y alcancé a ver cómo se sumergía en el mar con una gracia sobrenatural. Seguí mirando en su dirección y, atónito, vi un brillantísimo reflejo plateado.

Ahora, mientras el tren avanza sin piedad hacia la gran ciudad, entiendo que lo que me ha sucedido este fin de semana es algo mágico, quizá sin sentido, sí, pero muy real. Y también sé que ese brillante reflejo plateado de mi Venus particular no lo olvidaré jamás.

Foto: Sergio de Luz
Relato: Sandra Sánchez


Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

4 Comentarios

  • 1. Paty  |  3 agosto 2013 - 18:33

    Love your blog!
    I’m posting looks from Los Angeles and accessories:

    http://www.thegavlaks.com

  • 2. sandrawriting  |  5 agosto 2013 - 09:17

    Thank you so much, Paty!

  • 3. Hoteles con Encanto  |  5 agosto 2013 - 20:18

    Precioso relato. Volveré a visitarte. Saludos.

  • 4. sandrawriting  |  6 agosto 2013 - 08:26

    Encantados, aquí te esperamos. ¡Gracias! Saludos.

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


nueve − = 5

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS